A la salida de un boliche del barrio porteño de Palermo, un joven perdió el control de su auto, chocó a otros tres vehículos que estaban estacionados en la cuadra y volcó.

El hecho se produjo durante la mañana de este lunes en el cruce de Humboldt y Nicaragua. Según indicaron varios testigos, el joven conducía con 1,29 gramos de alcohol en sangre y se quedó dormido al volante cuando circulaba a alta velocidad. Como resultado de una mala maniobra, quedaron destrozados un utilitario y dos autos.

El dueño del utilitario contó que se despertó cerca de las 6 por el ruido que produjo el choque. A pesar de que su vehículo fue gravemente dañado, el hombre celebró que el incidente no haya dejado víctimas y remarcó que “los fierros se arreglan”.

 Por su parte, el propietario de otro de los autos embestidos contó que salió del boliche junto a su grupo de amigos y se encontró con que su vehículo estaba a 20 metros de donde lo había estacionado. “Cuando llegué, había un auto volcado al lado del mío y un chico que me pedía perdón”, relató a C5N.

Angustiado, precisó que el joven responsable “no estaba en condiciones de hablar” y apenas le pudo transmitir los datos del seguro. “Estoy tranquilo, pero esto no tiene que pasar más. Uno se viene a divertir y lamentablemente ya no se puede”, cerró.