Hace muchos años era impensado que un animal, por más doméstico que fuese, pudiese compartir la mesa con su dueño -aún menos en un restaurante-, o pudiese viajar en el transporte público, o que nos acompañase al supermercado para realizar las compras mensuales.

Sin embargo, como decía la Negra Mercedes Sosa, “cambia todo cambia”, y son cada vez más las ciudades del mundo que se suman a la ya famosísima movida “Pet Friendly”. Buenos Aires no es la excepción, y abundan los establecimientos en los que las mascotas son tan bienvenidas como sus dueños.

A los que les encanta la idea de compartir un momento gastronómico con su mejor amigo, deben saber que hay muchos lugares en Buenos Aires que no discriminan por especie, ¡y hasta pueden recibirlo con platos de agua y alimento balanceado!

 La Croque Madame es un tradicional restaurante/bar de Buenos aires que se inspira en Francia. Tiene distintas sucursales que varían levemente entre sí, y se destacan por su ambiente sobrio e íntimo. Ofrece al comensal la opción de disfrutar de mesas al aire libre.
Si bien posee un menú pequeño, este es bastante variado y tiene desde cafetería hasta platos elaborados de comida variada. Se recomiendan el salmón en croute de hierbas con flan de echalotes, y el crumble de manzanas con helado de crema y salsa de naranja. En el bellísimo patio, ¡todas las mascotas son bienvenidas!

Ubicado en el barrio de Palermo, ofrece un menú porteño que se define por sus platos con influencias de inmigrantes españoles e italianos. Las pastas, panes y patisserie son de elaboración propia. Además, a la hora del té, ofrecen tortas caseras, buen café, budines y jugos. ¡Los pichichos son bienvenidísimos en el jardín (y atados)!

Pionero en el rubro, Muu Palermo es un diner tipo americano inspirado en los años 50 con un ambiente rockabilly. Además, cuenta con una carta especializada en hamburguesas, waffles, sandwiches y milkshakes.

Regla: sólo se aceptan perros de 50 cm de altura dentro del salón y sin límite para la terraza.

Este clásico de Palermo tiene una gran variedad de platillos ideales para disfrutar de un buen Brunch o té. Está ambientado como si fuesen distintos salones dentro de una casa, con muebles y vajillas acordes, que le dan un aire hogareño. La terraza es bastante amplia e ideal para disfrutar en esta época.

Regla: si se asiste con el pichicho no hay problema, siempre y cuando esté atado a la mesa.

Fuente: Guía Óleo/ Infobae