Palermo: Un hombre fue condenado a prisión por hacer trompos con su auto

   La Justicia le quitó el auto deportivo valuado en medio millón de dólares a un hombre que hizo trompos en la zona de Plaza Italia, en el barrio porteño de Palermo y lo condenó a un año de prisión en suspenso.

Además, la jueza Susana Parada, a cargo del Juzgado Penal, Contravencional y de Faltas N° 27 de la Ciudad de Buenos Aires, inhabilitó a Nicolás Avallone para conducir todo tipo de vehículos y le impuso la realización de trabajo comunitario.

El hecho por el que Avallone fue imputado ocurrió el pasado 14 de mayo a las 7:07 en la intersección de las avenidas Juan B. Justo y Santa Fé.

Ese día, el conductor realizó varios trompos sobre su eje con el Audi R8 de color rojo.

Unas horas antes, el mismo vehículo quedó registrado en varias cámaras de seguridad, en el momento en el que realizaba el mismo tipo de maniobra frente al restaurante Kansas, sobre la  Avenida del Libertador, en el barrio de Belgrano.

A partir de la gravedad del hecho que fue verificado por la fiscal Andrea Scanga, a cargo de la Fiscalía Penal, Contravencional y de Faltas N° 11, comenzó una investigación, teniendo en cuenta el riesgo potencial, ya que el episodio se desarrolló durante un día hábil, en una zona altamente transitada por vehículos de todo tipo y cientos de peatones.

En la causa, según informaron fuentes judiciales, se incorporó el testimonio de un testigo que presenció los trompos realizados por el conductor del Audi R8 frente al restaurante de Belgrano y pudo brindar la información para dar con Avallone.

Además, en la causa se incorporaron intervenciones telefónicas, allanamientos, seguimientos, y entrevistas con la ONG Madres del Dolor.

“El Audi R8 había sido repintado de su color rojo original al blanco, lo que demuestra la intención de Avallone de eludir, en  principio, el accionar judicial”, comentó la fiscal.

Tras la recolección de las pruebas y la presentación del  imputado ante la justicia, la Fiscalía y Avallone llegaron a un  acuerdo de avenimiento que fue homologado por la jueza Susana  Parada, quien le impuso un año de prisión en suspenso, y la  inhabilitación para manejar todo tipo de vehículos por 8 meses.

Además, la jueza le impuso la realización de trabajos  comunitarios en la “Oficina de Apoyo a Familiares de Víctimas de  Transito”, de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, por un  total de 30 horas y la realización del Curso de Reeducación Vial  que dicta la Subsecretaria de Movilidad Sustentable y Segura del  Gobierno porteño, por un total de 12 horas, que incluye una  charla con la Secretaria de la ONG Madres del Dolor, Vivian  Perrone.

También Avallone tiene la obligación de participar, en  calidad de colaborador de tres controles de alcoholemia de 4  horas de duración cada uno, todo eso en el término de dos años. (NA)