Los efectivos policiales de la comisaría 53 decidieron acercarse para chequear el rodado pero el conductor lo vio por el espejo retrovisor y decidió acelerar a toda velocidad por la calle Cabello. Luego de tres cuadras, su única via estaba taponada de autos e impactó de lleno contra un árbol.

Al inspeccionar la patente, confirmaron que se trataba de una fotocopia plastificada y que no coincidía con el grabado de los cristales del auto. Además, los efectivos informaron que el rodado tenía pedido de captura.

Pero no terminó ahi, al revisa el baúl del Volkswagen Voyage del año 2012 encontraron otras dos patentes que el sujeto utilizaba para simular ser un taxi autorizado.

Luego del choque, el conductor fue detenido y el auto quedó confiscado.

Fuentes Consultadas: Diario Crónica