Las obras, que cuentan con el apoyo de referentes universitarios y de la comunidad científica, incluyen una renovación de la infraestructura, de la identidad cultural y de los contenidos, a fin de valorizar y aprovechar los espacios, generar nuevas experiencias y difundir la astronomía de una manera más atractiva para vecinos y turistas de la Ciudad.

“Debido a la complejidad y delicadeza con que hay que tratar el patrimonio del establecimiento, se estima que las obras se extenderán hasta el tercer trimestre de 2017; por eso, mientras dure la restauración, la Ciudad organizará actividades itinerantes y al aire libre”, expresaron desde el Gobierno porteño, a través de un comunicado.

Por otra parte, la renovación del Planetario, que se planificó junto con la Comisión Nacional de Museos para respetar el carácter patrimonial del edificio,incluye una restauración y limpieza total del establecimiento: cúpula, vidrios y revestimientos; además, habrá un recambio de luminarias por otras de bajo consumo y se transformarán los espacios de trabajo del personal, a fin de crear un ambiente creativo, emprendedor y mejorar la atención al público.

De esta manera, entre las obras de infraestructura, está previsto que la pantalla principal incorpore una resolución 8k, que mejorará de manera notoria la calidad de la imagen; a esto se suman luminarias LED, pantallas táctiles y experiencias de realidad virtual.

Si bien no se va ampliar el establecimiento, se incorporará modificaciones internas que darán mayor funcionalidad y un mejor aprovechamiento del espacio; estos cambios suponen la renovación tecnológica en la sala, nuevos sistemas de efectos sensoriales, de sonido y software. Así, el Planetario sumará experiencias novedosas como realidad aumentada, robótica, simuladores, pantallas interactivas, efectos 4D y una mejor definición de imagen y sonido.

Además, las obras suponen cambios en el parque aledaño: se mejorará la seguridad, se restaurarán caminos e iluminación, que permitirá un ordenamiento de la plaza; además, se contempla la restauración de solados históricos, nuevos bancos y un corpóreo de hormigón que será un hito del predio.

Por último, a fin de evitar anegamientos, se optimizó la compuerta existente en el lago de la plaza Gould y se colocó una nueva compuerta para mejorar la función del lago aliviador.