Historias del barrio: Cuando el “Che” Guevara vivió en Palermo

Ubicada a 2 cuadras del colegio Guadalupe; a 5 del Jardín Botánico (lo más parecido a la selva por la que tanto iba a viajar, pero con yesos quietos más que revolucionarios activos), a 10 de los Bosques de Palermo (lo que hubiera supuesto suficiente oxígeno para sus pulmones maltrechos) y a 10 cuadras del Predio Ferial de La Rural (símbolo del poder agropecuario y ganadera argentina; lo contrario a sus ideas). La casa de Aráoz 2180 fue el último lugar en Argentina donde vivió Ernesto Guevara, el Che.

Con la fachada típica de los caserones que aún forman parte de la edificación del barrio de Palermo, la casa de estilo colonial tenía 3 plantas que, a priori, insinuaban inmensidad. Abajo vivían 3 maestras; ellos se alojaban en la del medio y compartían la puerta de entrada con los inquilinos de arriba.

Ahora. Donde estaba la casa en la que vivió el Che Guevara, en Palermo, ahora hay un edificio y una ferretería.

Durante la primera presidencia de Perón, en 1947, su familia -abiertamente antiperonista- se instaló en Buenos Aires. La relación de sus padres estaba deteriorada y la situación económica de la familia Guevara Lynch-De La Serna había empeorado; lejos estaba de su pasado aristocrático, aunque frecuentaban lugares y amistades de la alta sociedad. “El Chancho”, como lo apodaron por su look desalineado, tenía 18 años cuando decidió mudarse junto a ellos para estudiar medicina.

 

“Era una casa extrañísima, pero no era tan grande como parecía. Tenía un patio, la cocina; un pequeño refugio para estudiar que hizo mi viejo y donde Ernesto pasaba las noches leyendo; el comedor donde dormía mi papá y un garaje que jamás fue utilizado como tal porque no teníamos auto”, detalla Juan Martín Guevara, el más chico de los 5 hermanos. “Una vez, Ernesto lo convirtió en un laboratorio de venta de un insecticida, al que llamó ´Vendaval´. Duró 6 meses”, aseguró. Hasta hubo un club de fútbol.

“Ernesto dormía en un pequeño cuarto al frente, junto a Roberto”, su otro hermano. La habitación de Celia, su madre, tenía acceso a la terraza y al baño: el único para 7 personas. Todas las demás daban a un balcón corrido; el mismo que sería protagonista de las 2 fotos que tímidamente salieron a la luz y demostraron que un joven Ernesto Guevara vivió en Palermo.

Fuente consultada: Diario Clarín

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...