La iniciativa fue presentada en el Palacio Legislativo porteño por el padre de la joven asesinada en 2013. Propone un espacio verde ubicado en la intersección de la avenida Santa Fe y Carranza lleve el nombre de su hija.

Franklin Rawson, el padre de Ángeles Rawson, la joven asesinada en 2013 tras un intento de abuso sexual, cuyo cuerpo fue arrojado a la basura, presentó un proyecto en la Legislatura porteña para que una plaza de Palermo lleve el nombre de su hija, con el fin de “honrar su vida y el de las demás víctimas de femicidios”.

La “Plaza del Jacarandá”, ubicada en la intersección de la avenida Santa Fe y la calle Carranza, en donde jugaba Ángeles de niña, sería el espacio que llevaría el nombre de la joven. Está situada a pocas cuadras del domicilio donde vivió hasta su muerte.

“Que esta plaza lleve su nombre es una forma de mantener viva su memoria”, aseguró el papá de la Ángeles y remarcó que “también es una forma de honrar a todas las demás víctimas, sobre todo a las víctimas de femicidios”.

La propuesta contempla la colocación en la plaza de una placa de mármol con la leyenda: “La Legislatura de la Ciudad ha decidido renombrar esta Plaza en memoria de Ángeles Rawson, una joven vecina del barrio que solía jugar en este lugar durante su infancia, y cuya vida fue truncada por un femicidio cometido en un intento de abuso sexual, el 10 de junio de 2013. Honramos la memoria de Ángeles Rawson y de todas las mujeres víctimas de crímenes atroces contra su dignidad, su libertad, su integridad física, moral y sexual, y su vida”.

Por otra parte, Rawson señaló que “lo que le sucedió a Ángeles no es un simple delito, no es una víctima casual y aislada de un hecho desafortunado” y explicó que el asesinato de su hija “pone de manifiesto una realidad que tiene una profundidad tal que su origen esta intrínsecamente vinculado a la actualidad cultural argentina: la violencia de género”.