Virginia Sanguineti se puso en contacto con Crónica a través de la línea de Whatsapp para denunciar que “sufrí una seria discriminación en el boliche Makena, ubicado en Fitz Roy y Niceto Vega”.

La joven contó que “había una cuadra de fila, yo tengo certificado por una discapacidad motora, sufrí un ACV a los 22 años y perdí sensibilidad del lado derecho del cuerpo. Ante la imposibilidad física de hacer la fila, solicité al seguridad prioridad para pasar, que me lo negó al instante”. 

“Como me era imposible esperar parada y luego de haberle explicado mis inconvenientes al patovica, le mostré mi certificado de discapacidad, aprobado por la Junta de Discapacidad, y el guardia me aclaró que el requisito excluyente para ingresar sin hacer la fila era estar sobre silla de ruedas”, expresó Virginia.

La muchacha, tras aclarar que ya hizo la presentación correspondiente en el INADI, agregó: “Si es así, solicito la presencia de Gabriela Michetti, que como vicepresidenta me acompañe al establecimiento y entremos juntas, ella con prioridad merced a transportarse en silla de ruedas”