Palermo: Un mexicano fue detenido por cocinar droga al estilo “Breaking Bad”.

narcotrafico“En mi master plan estoy pensando armar una estructura mucho más fuerte. Más gang [sic]”, más tipo ruso-chino. Y me he repetido hasta el cansancio que tengo que ser un absoluto hijo de puta. Golpear, amedrentar, ser cruel y despiadado. Técnica de terror. No hay otra, el miedo es lo único que puede, en su momento, meter orden en lo que quiero hacer. Yo quiero traer lo de Breaking Bad, acá es moda, no se consigue y es carísima.”

Quien dijo querer ser cruel y despiadado es Rodrigo Pozas Iturbe, un ciudadano mexicano detenido en las últimas horas, acusado de ser jefe de una organización narco que traficaba cocaína a Europa por medio de “mulas” que la llevaban oculta en la suela de sus zapatillas. La banda también llevaba la droga a Ushuaia, en Tierra del Fuego. Se trató de una conversación escrita por chat de la red social Skype. Su interlocutora fue, según fuentes judiciales, Lourdes Serrano, que reside en Ecuador y es madre de un hijo que tuvo con Pozas Iturbe.

No es la primera vez que Pozas Iturbe está preso en una causa por narcotráfico. En 2008 fue detenido cuando se investigaba a una banda que elaboraba metanfetaminas en una quinta de la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz y enviaba efedrina de contrabando hacia México. En 2012, fue absuelto en el juicio por el Tribunal Oral en lo Federal (TOF) N° 4 de San Martín.

El chat entre Pozas Iturbe y Serrano se descubrió cuando se hizo un peritaje a un iPod Touch 4G, que los detectives secuestraron tiempo atrás del departamento donde vivía el presunto narco.

La fiscal Ruiz Morales, la secretaria penal Tamara Díaz, el juez de la causa, Marcelo Aguisky, y los detectives de la PSA y la Policía Federal lograron llegar hasta el presunto jefe de la organización después de 10 meses de una paciente investigación que comenzó con la detención de cinco “mulas” en el Aeropuerto Internacional de Ezeiza cuando estaban por abordar el vuelo UX 042 de AirEuropa.

Primero cayeron las “mulas”; después, Ezequiel Pablo Cettu, presunto organizador de la banda, y más tarde, el reclutador de las personas que viajaban con la droga oculta, Diego Dodero. A las pruebas e indicios que había contra Pozas Iturbe desde hace un tiempo, en los últimos días se sumó un testimonio clave.

En el chat recuperado por los investigadores, cuando Pozas Iturbe le contó su intención de utilizar una técnica de terror, Serrano le escribió: “En eso estoy de acuerdo. Para que la gente te respete? te tiene que temer? no hay otra forma?, pero aplica a Gandhi y es en serio, controla los instintos? equilibrate en las decisiones? no tomes nada visceral [sic] ni personal? son negocios y la lealtad es el dinero? la única forma de poder tomar decisiones sin emociones de por medio es recordando eso?”. Y en otro momento de la conversación, la mujer escribió: “Si logras equilibrar el mercado, eres Il Padrino”.

Rodrigo Pozas Iturbe vive en la Argentina desde 2007. Cuando declaró en la denominada causa de la ruta de la efedrina contó que vivía de los ingresos de una empresa familiar y de sus ahorros en México.

“En cuanto al perfil patrimonial elaborado sobre el nombrado por parte de la Dirección General de Asesoramiento Económico y Financiero en las Investigaciones del Ministerio Público Fiscal, se advirtió que Pozas Iturbe no registra actividad laboral, no se encuentra inscripto en la AFIP, no registra beneficios en la Anses, ni tampoco se desprenden datos del nombrado en las bases del Banco Central de la República Argentina, ni posee bienes registrables a su nombre”, sostuvo la fiscal Ruiz Morales en el dictamen, donde solicitó la “urgente detención” del sospechoso.

Según el dictamen de la fiscal, Rodrigo Pozas Iturbe abonaba un alquiler mensual de 15.000 pesos por un departamento de Fray Justo Santa María de Oro al 2700 (más expensas, cochera e impuestos).

Para la fiscal Ruiz Morales, hay pruebas que indican que Pozas Iturbe también tendría intereses en un restaurante de sushi situado en Olivos, partido de Vicente López, que era manejado por Cettu y su familia.

La detención de las cinco “mulas” en junio del año pasado fue un caso sin precedente: nunca antes se había descubierto esa cantidad de personas con drogas a punto de embarcar hacia Europa. Sin embargo, lo importante, según apuntaron las fuentes judiciales, fue el avance hasta llegar a los eslabones más altos de la organización.

Fuente: Diario La Nación