Hoy visitamos: La Catedral de Buenos Aires

 

Si uno se pone a pensar en una iglesia tradicional, por lo general su mente dibujará torres, escalinatas y un gran campanario. Pero muy por el contrario la Catedral Metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires no tiene torres, si bien parece que en alguna época si las tubo. Así parece ser ya que entre los años1769 y 1808 la avenida Rivadavia era llamada la Calle de las Torres, por las torres que se levantaban por el templo y se fueron perdiendo gracias a los malos materiales con las que estaba construida.

Si en la actualidad uno se detiene a mirar en la parte izquierda de laCatedral podrá ver un paralelepipedo, no es más que una torre trunca cuya edificación se detuvo en el año 1807. A pesar de las varias promesas nunca se pudo continuar con la edificación de la misma por falta de fondos.

La catedral Metropolitana abrió sus puertas en el año 1849, en esa época tenia una araña de cristal de 36 luces que había sido colgada a pedido deJuan Manuel de Rosas.

En el año 1904 cuando comenzaron las obras de decoración del interior del templo, las arañas fueron sacadas del lugar y se donaron a las diferentes iglesias. Por ejemplo, las que colgaban en la capilla de la Virgen Dolorosa y de San Pedro pasaron a la iglesia de San Cristóbal, la del crucero de Santa Lucia fueron a parar a la isla Martín García.

Sobre la fachada de la catedral podemos observar un cartel que dice“Salvuc fac populum tuum” que quiere decir “Salva a tu pueblo”, “Benedit hereditati tuae” “Bendita tu herencia”.

Los cuadros que ilustran el Vía Crucis, ubicados dentro de la Catedral al principio estaba destinados para la iglesia de Nuestra Señora del Pilar(Recoleta) pero no fueron llevado a su destino ya que contaban con un tamaño muy grande para ser ubicados en ese templo.

Hay un mito que poscuenta que las columnas de la catedral están “inspiradas” o son una replica de la iglesia La Madeleine de Paris. Este mito es falso, ya que las columnas de la iglesia parisina fueron levantadas dos décadas más tarde que la iglesia porteña.

La Catedral guarda los restos de diferentes héroes patrios. Por ejemplo, San Martín, Juan Gregorio Las Heras y Tomas Guido. En ella también descansan los restos de Federico Aneiros, y los del cardenal Antonio Quarracino, quien pidió ser enterrado en el lugar junto al resto de sus padres.
También en el lugar descansan los restos de varios obispos de Buenos Aires, Fermin Lafitte, cardenal Antonio Caggiano, Mariano Espinosa, José Maria Bottaro.

Un de los relatos más importantes es el que nos relata lo sucedido con el cuerpo del general San Martín, quien se encuentra embalsamado. El cuerpo fue recibido en el año 1880 (28 de mayo) en medio de una gran congregación de personas que arrojaban pétalos de flores a su paso. En el momento del arribo del cuerpo, el mausoleo que lo albergaría aun no estaba terminado, así que hubo que esperar hasta el 27 de agosto. En este periodo el cuerpo fue albergado en el Panteón de los canónigos. Cuando quisieron pasar el ataúd al mausoleo, se dieron cuenta que el lugar estaba mal construido y que éste no entraba, esto paso porque el escultor había tomado en Francia la medida del féretro que ocupaban los restos de San Martín, pero al cruzar el océano hubo que cambiarlo ya que el féretro no se encontraban en optimas condiciones. Al llegar a Buenos Aires fue clocado en uno más lujoso, de esta manera no había solo un ataúd, sino tres. Como no entraba en el espacio previsto, hubo que ponerlo en diagonal.
En la parte trasera del mausoleo que guardan los restos de San Martín hay una sencilla cruz de madera que marca la tumba del general en Francia.

 

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Be the first to comment

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*