En la Ciudad: Los colectivos de la Línea 60 levantaron el paro, luego de 5 días.

Tras cinco días de protesta, los choferes de la línea 60 de colectivos levantaron el paro que llevaban adelante en reclamo contra despidos y para exigir mejoras en las condiciones laborales.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, se reunió este domingo con delegados de la línea 60 de colectivos luego de que acataran la conciliación obligatoria, y se acordó un nuevo encuentro para próximo martes con la participación de la compañía.

 Tomada convocó al gremio tras la aceptación de la conciliación obligatoria -no acatada hasta la mañana- y resolvió la realización de una próxima reunión el martes a las 16 en la sede de la Secretaría de Relaciones Laborales, en la avenida Callao 114 de la Capital Federal, a la que asistirá también la empresa.

El delegado Néstor Marcolín, integrante de la Comisión Gremial Interna, en diálogo con la agencia DyN tras el encuentro con el ministro, destacó que los conductores “renovaron la confianza en Tomada”, pero advirtió que retomarán la medida de fuerza “ni bien pierda vigencia” la medida de la cartera laboral “si la compañía no accede” a las demandas de los choferes.

Por su parte, el ministerio de Trabajo anticipó en un comunicado que Tomada mantendrá un encuentro mañana con “los representantes de la parte empresaria y, el martes, volverá a reunirse con los delegados” para alcanzar un acuerdo que permita poner fin al conflicto.

 Desde las 8, la línea comenzó a brindar un “servicio mínimo”, señaló por su parte el delegado Mario Andrés Molina, quien estimó que la actividad “se normalizará por la noche”. Tomada los recibió esta mañana en la sede de la cartera laboral para “oficializar el acuerdo” alcanzado anoche en la cabecera de la localidad bonaerense de Ingeniero Maschwitz, afirmó.

Así, los choferes de la ex Monsa levantaron la protesta iniciada el martes, a pesar de que Trabajo, durante la tarde del jueves, ratificara “la vigencia de la conciliación obligatoria” dictada el miércoles.

La línea transporta a más de 200 mil personas por día en los ramales que se extienden entre la terminal porteña de Constitución y las bonaerenses de Tigre y Escobar.