¿Qué es el “Teatro Independiente”?

Además de la calle Corrientes, conocida por las grandes obras de teatro con gigantes marquesinas, la ciudad de Buenos Aires cuenta con otros espacios para disfrutar del buen teatro, en salas más pequeñas y hasta con entradas más accesibles.

Estos espacios son conocidos como salas de teatro off, alternativo o independiente que, con el correr de los años, se fueron multiplicando, instalándose en diferentes barrios porteños y formando un nuevo circuito dentro del mapa teatral de la argentina.

Este circuito recorre diferentes barrios de la ciudad y muchas de las salas que lo componen nacieron por el emprendimiento de directores, dramaturgos y actores. En el barrio de Palermo, por ejemplo, Daniel Veronese  instaló su Estudio-Teatro Fuga Cabrera, la directora Ines Saavedra fundó el Teatro La Maravillosa y el director Lisandro Rodríguez creó Elefante Teatro. Otro de los barrios que crecieron, a partir de este circuito cultural, fue el barrio del Abasto en el que se instalaron el Teatro El Camarín de las Musas, el Teatro del Abasto, el Teatro El Cubo y el Teatro Argentino Ciego. El mismo proceso ocurrió en otros sectores de la Capital: en el barrio de Boedo, por ejemplo, el dramaturgo Claudio Tolcachir creó Teatro Timbre 4, en Caballito se ubicó Garrick Teatro y en Monserrat el Teatro Silencio de Negras. También en el mítico barrio de La Boca, Eduardo Spíndola recicló una vieja casa y dio lugar al Teatro Querida Elena Sencillas Artes; solo por nombrar algunos.

La necesidad de actores, directores, dramaturgos, de expresarse y mostrar su arte, permite que hoy, además de encontrar  diferentes salas en casi todos los barrios porteños, podamos disfrutar de una amplia cartelera off, todos los días de la semana.

El teatro independiente es un bastión cultural:  obras buenas, mucho talento y precios bajos.

Definitivamente, vale la pena.

 

Be the first to comment

Leave a comment

Your email address will not be published.


*